BT Education - шаблон joomla Новости
Acreditación de Alta Calidad – Programa de Licenciatura en Etnoeducación e Interculturalidad
21 Mar
Publicado en Noticias

Acreditación de Alta Calidad – Programa de Licenciatura en Etnoeducación e Interculturalidad

¿Cómo ha fortalecido el proceso de acreditación al programa?

El programa en Licenciatura en Etnoeducación e Interculturalidad durante el proceso de acreditación ha consolidado su propósito de “formación de formadores” a partir del reconocimiento de la diversidad en todas sus expresiones, dedicando particular atención a la diversidad epistémica como anclaje de las pedagogías propias y las manifestaciones de la interculturalidad, asumiendo el reto de un educación comprometida con la consolidación de la paz en un momento histórico para el país.

Es de resaltar que el proceso ha permitido ampliar los referentes epistémicos que orientan los objetivos pedagógicos del programa, desde del diálogo entre las “epistemologías del sur”, “las metodologías descolonizadoras” y “los estudios culturales críticos latinoamericanos’, los cuales consolidan propuestas que como la matriz “TerritorioCuerpoMemoria” redefinen los conceptos de territorio y contexto, a la vez que reconoce el cuerpo como la primera experiencia situada, a partir de la cual se genera conocimiento, expresando los vínculos entre el mundo simbólico y los CuerposTerritorio, que configuran las diferentes territorialidades, fruto de las prácticas espirituales, pedagógicas, productivas y políticas que se tejen en la vida cotidiana.

¿Cuáles son las principales acciones que se han implementado al interior del programa orientado a lograr la alta calidad del mismo? ¿En qué consisten estas iniciativas?

Dada las especificidades del programa, la generación del conocimiento se da en la interacción de las dinámicas que se encuentran en el territorio, en los espacios pedagógicos comunitarios, en las prácticas espirituales que vinculan la vida cotidiana y la memoria colectiva, escenarios desde los cuales la tradición oral y los lenguajes simbólicos se constituyen en una de las estrategias de apropiación del conocimiento situado, razón por la cual las conversaciones, los círculos de la palabra, los rituales, las experiencias, desde y con la comunidad complementan las consultas bibliográficas, en torno a los saberes informados.

Las iniciativas orientadas a la interdisciplinariedad, apoyan la interacción docente, estudiante, comunidad, generando espacios y actividades curriculares y extracurriculares como el Café Pedagógico, los semilleros de investigación, las prácticas comunitarias, las salidas de campo y los seminarios y eventos académicos científicos desde las diferentes áreas del saber.

Las estrategias de enseñanza y aprendizaje dan cuenta de las características propias del territorio, donde coexisten lenguas y culturas diversas, generando dinámicas de comunicación que ameritan acciones pedagógicas para el bilingüismo presente en el aula, en cuanto estrategia que posibilita la expresión de mundos diferentes desde la oralidad, como referente de los tiempos, los lugares y los lenguajes de la memoria.

¿Cómo ha sido su experiencia personal de participar en el proceso?

Mi experiencia en la Universidad de La Guajira se remonta al no muy lejano 2014, cuando en virtud de la convocatoria para docentes de planta, ingresé a la Facultad de Ciencias de la Educación, en el programa de Licenciatura en Etnoeducación.

En ese momento participé apoyando el proceso de acreditación, lo que me permitió conocer con mayor profundidad las dinámicas del programa, así como los retos que implica el diálogo entre las directrices del Ministerio de Educación y la realidad del contexto que nutre el quehacer pedagógico de un programa orientado para, con y desde la diversidad.

Hoy con gran satisfacción puedo decir, que participar en este proceso y haber obtenido la renovación del registro calificado es fruto del trabajo colectivo desde el Comité Curricular y el compromiso compartido con el profesor Ernell Villa Amaya, por una apuesta pedagógica diferente, la cual se ha concretado en la ampliación de la denominación como Licenciatura en Etnoeducación e Interculturalidad, desde la cual asumimos de manera mancomunada el reto de la implementación del modelo “pedagogización intercultural”.

La Autoevaluación evidencia el compromiso con la diversidad cultural y lingüística de la región
16 Mar
Publicado en Noticias

La Autoevaluación evidencia el compromiso con la diversidad cultural y lingüística de la región

Cuando el Programa de Licenciatura en Etnoeducación modalidad a distancia inició el proceso de Autoevaluación con fines de acreditación de programa, lo hizo como respuesta a las demandas hechas por el CNA, el Ministerio de Educación Nacional (MEN) y como respuesta a una necesidad interna de mejora continua. El proceso en conjunto ha sido enriquecedor, ha permitido la consolidación de los grupos, animar dinámicas y, en últimas, para la toma la decisiones.

De utilidad han sido las directrices del MEN, el estudio de documentos sobre ejercicios similares emprendidos por instituciones de educación superior, los cuales aportan estructura, metodología de presentación, entre otros.

Durante la autoevaluación se trabajó la conceptualización, normatización y modelización institucional; así mismo, las perspectivas de acción y las aspiraciones de logro basadas en el acercamiento metodológico. Seguidamente, se plantearon los componentes del proceso en sí, relacionados con el alistamiento institucional. Para ello, fue necesario tener en cuenta los momentos básicos (adopción de un modelo, ponderación y construcción de información); de esta manera, se llegó a los del diseño de la proyección (plan de mejoramiento, estrategias de autorregulación).

Finalizada esta etapa, se dio paso al análisis e interpretación los datos generados por la observación de factores y características, grado de cumplimiento, justificación de la ponderación y las fuentes documentales de la argumentación. Para finalizar, aparecen los datos de las características en un apartado globalizado por factor lo cual permite emitir juicios y hacer inferencias acerca de cada uno de ellos. Después de describir los cambios evidenciados en el contexto, se pusieron de presente los objetivos del proceso para llegar al diseño de un plan de mejoramiento y unas estrategias de autorregulación y de difusión permanente a la comunidad.

La autoevaluación del Programa de Licenciatura en Etnoeducación modalidad a distancia en sus centros tutoriales de Manaure, Maicao, Fonseca, Villanueva y Montería, evidencia la diversidad cultural y lingüística, con la complejidad que implica la interpretación específica de sus realidades.

Mantener y proyectar la modalidad a distancia del programa es un reto de la institución frente al compromiso con las comunidades vulnerables que cada día demandan más esfuerzos, voluntades y actitudes para asumir los aprendizajes intencionales requeridos y, de esta manera, acercar el futuro al presente de La Guajira a la inclusión diferenciada en un proyecto de nación que reconoce la unidad desde la diversidad.

Acreditación de Alta Calidad – Programa de Licenciatura en Etnoeducación e Interculturalidad
21 Mar
Publicado en Noticias

Acreditación de Alta Calidad – Programa de Licenciatura en Etnoeducación e Interculturalidad

¿Cómo ha fortalecido el proceso de acreditación al programa?

El programa en Licenciatura en Etnoeducación e Interculturalidad durante el proceso de acreditación ha consolidado su propósito de “formación de formadores” a partir del reconocimiento de la diversidad en todas sus expresiones, dedicando particular atención a la diversidad epistémica como anclaje de las pedagogías propias y las manifestaciones de la interculturalidad, asumiendo el reto de un educación comprometida con la consolidación de la paz en un momento histórico para el país. Es de resaltar que el proceso ha permitido ampliar los referentes epistémicos que orientan los objetivos pedagógicos del programa, desde del diálogo entre las “epistemologías del sur”, “las metodologías descolonizadoras” y “los estudios culturales críticos latinoamericanos’, los cuales consolidan propuestas que como la matriz “TerritorioCuerpoMemoria” redefinen los conceptos de territorio y contexto, a la vez que reconoce el cuerpo como la primera experiencia situada, a partir de la cual se genera conocimiento, expresando los vínculos entre el mundo simbólico y los CuerposTerritorio, que configuran las diferentes territorialidades, fruto de las prácticas espirituales, pedagógicas, productivas y políticas que se tejen en la vida cotidiana.

¿Cuáles son las principales acciones que se han implementado al interior del programa orientado a lograr la alta calidad del mismo? ¿En qué consisten estas iniciativas?

Dada las especificidades del programa, la generación del conocimiento se da en la interacción de las dinámicas que se encuentran en el territorio, en los espacios pedagógicos comunitarios, en las prácticas espirituales que vinculan la vida cotidiana y la memoria colectiva, escenarios desde los cuales la tradición oral y los lenguajes simbólicos se constituyen en una de las estrategias de apropiación del conocimiento situado, razón por la cual las conversaciones, los círculos de la palabra, los rituales, las experiencias, desde y con la comunidad complementan las consultas bibliográficas, en torno a los saberes informados. Las iniciativas orientadas a la interdisciplinariedad, apoyan la interacción docente, estudiante, comunidad, generando espacios y actividades curriculares y extracurriculares como el Café Pedagógico, los semilleros de investigación, las prácticas comunitarias, las salidas de campo y los seminarios y eventos académicos científicos desde las diferentes áreas del saber. Las estrategias de enseñanza y aprendizaje dan cuenta de las características propias del territorio, donde coexisten lenguas y culturas diversas, generando dinámicas de comunicación que ameritan acciones pedagógicas para el bilingüismo presente en el aula, en cuanto estrategia que posibilita la expresión de mundos diferentes desde la oralidad, como referente de los tiempos, los lugares y los lenguajes de la memoria.

¿Cómo ha sido su experiencia personal de participar en el proceso?

Mi experiencia en la Universidad de La Guajira se remonta al no muy lejano 2014, cuando en virtud de la convocatoria para docentes de planta, ingresé a la Facultad de Ciencias de la Educación, en el programa de Licenciatura en Etnoeducación. En ese momento participé apoyando el proceso de acreditación, lo que me permitió conocer con mayor profundidad las dinámicas del programa, así como los retos que implica el diálogo entre las directrices del Ministerio de Educación y la realidad del contexto que nutre el quehacer pedagógico de un programa orientado para, con y desde la diversidad. Hoy con gran satisfacción puedo decir, que participar en este proceso y haber obtenido la renovación del registro calificado es fruto del trabajo colectivo desde el Comité Curricular y el compromiso compartido con el profesor Ernell Villa Amaya, por una apuesta pedagógica diferente, la cual se ha concretado en la ampliación de la denominación como Licenciatura en Etnoeducación e Interculturalidad, desde la cual asumimos de manera mancomunada el reto de la implementación del modelo “pedagogización intercultural”.